La pasión por el café y el té

Tipos de café según su preparación

El café es una de las bebidas más consumidas del mundo. Sus distintas variantes y diferentes preparaciones permite  que podamos disfrutar de diferentes tipos de café. No importa cual sea su origen, si es robusta o arábica, el tipo de grano…lo más importante es disfrutarlo aunque, debemos reconocer que, la calidad del café influye mucho.  Veamos los tipos de café según preparación que hay podemos hacer:

Tipos de café según su preparación

Café americano: Se trata de un café muy largo de agua. Generalmente se prepara añadiendo a un expreso un buen chorro de agua caliente. Debe su nombre a que, en teoría, los soldados americanos hacían este «truco» para que el café les durase más durante la Segunda Guerra Mundial.

Café con leche: Dentro del café con leche podemos encontrar, a su vez, diversos tipos en función de la cantidad de leche que lleve. Por un lado está el café cortado, que sería un expreso con una cantidad de leche muy pequeña. Luego está el café con leche, donde la cantidad de la misma sería que la del café y por otro lado el latte, donde la cantidad de leche es muy superior a la de café. Es clave que en el café con leche, esta, esté bien espumada.

Capuchino: Es uno de los más populares del mundo. Es un café que tiene tres capas: primero café expreso, luego leche y por último una buena capa de espuma de leche. Hay versiones donde le ponen chocolate espolvoreado o canela por encima. Este tipo de café es de origen italiano.

cafe expreso

Café expreso: La clave de este café está en su intensidad. Es una cantidad de café muy pequeña que se caracteriza porque podemos notar en boca toda la potencia del café debido a, como decíamos, su intensidad.

Café largo: De alguna forma es el inverso del americano. Vertimos en la taza agua caliente y luego añadimos el expreso por encima.

Macchiato: Es un café muy similar al capuchino con la diferencia de que éste es más fuerte, ya que lleva menos leche. Se sirve en una taza más pequeña y no se espolvorea.

Mochaccino: Se trata de un café con leche al que se añade chocolate o a veces nata.

Café irlandés: Se trata de la versión «fuerte» del expreso al que se le añade whisky, azúcar y una capa de crema.

Vienés: Debemos añadir al café, que ha de ser expreso, crema de leche que sustituye al azúcar y a la leche. Con este café se mezcla la intensidad del expreso y la suavidad de la crema.

Carajillo: Un café muy español, al que le añadimos un poco de brandy u orujo

Como veis, hay muchos tipos de café según su preparación. Muchos estas preparaciones las podemos disfrutar en un bar pero recordad que, para que sea una buena experiencia, el café ha de ser siempre de calidad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *